(2013) Ez da amaiera

1.- Dena eta ezer ez dago (Todo y nada)

Todo es en vano.

También afuera, como los infinitos o la armonía.

Vivo aislado en mi interior.

Todo es en vano,

todo y nada existe al mismo tiempo, el luchador también es noble y manso.

La innovación, la sorpresa

no me parecen ni buenas ni malas.

 

No se trata de indiferencia, 

envidia o temor.

No encuentro cobijo 

ni nadie que pueda defenderme de mí mismo.

 

Todo esto me supera, y me siento perdido. 

 

Todo es en vano

No hay pecado original

Ni amor, ni amistad

por los que sienta especial apego.

Vivo aislado en mi interior.

 

Todo es en vano

Nadie se comportaría de ese modo.

Como puede ser que 

solo sea un triste animal

que no desea pensar ni dejar de hacerlo

hasta la muerte?

2.- Zure bila (Buscándote)

Me despierto y mis ojos comienzan a buscarte, 

a recordar las risas de ayer

y a abrazarte... por temor a perder el rastro del momento.

 

Verte regar las plantas del balcón, 

en la ducha, las manos de uno perdiéndose en el cuerpo del otro.

Y dejar después mensajes escritos en el vaho del espejo.

 

Escucharte cantar mientras te secas el pelo,

contando las horas que restan para que te vayas.

Y de nuevo imaginarte desnuda.

 

Silencios intercalados en las conversaciones telefónicas,

promesas y  dudas

“…lo siento, cuídame…”,

los preparativos de la cena,

los miedos compartidos,

retomando fuerzas para comenzar mañana

una vez más.

3.- Gure hitzak (Nuestras palabras)

A pesar de que no se encuentran en los diccionarios, 

tus palabras para mí son cómplices alocados 

de las mías para ti.

 

Un código íntimo y cifrado, sin sentido, 

que aprovechamos siempre que ninguno de los dos 

se sienta avergonzado.

 

Repite de nuevo

que no se puede olvidar,

que no se puede perder.

 

Cuando me quedé dormido en el cine

me llamabas en sueños con el nombre que gritaba el protagonista.

Cuando estamos juntos en casa o en el coche, no tengo más que diminutivos y humedades para ofrecerte.

 

Repite de nuevo

que no se puede olvidar

que no se puede perder.

 

Esos momentos hablan de las noches en la playa.

Esos “tus”, significan “nosotros”.

Mientras permanezcamos juntos, esas palabras durarán.

4.- Maitasun kanta bat (Una canción de amor)

Cuando se escribe una canción de amor,

está por encima de todo lo demás.

 

En tu corazón,

en mi lengua,

en la alegría y el sufrimiento de todos y de nadie.

 

Quién te podrá decir que eso que guardas como un tesoro

no era para ti?

 

En tu corazón,

en mi lengua,

el amor del que hablan las más bellas canciones.

 

Me amaste, y te amé

aquel verano en el que las estrellas brillaron por ti,

las canciones más bonitas eran todas para ti.

 

Si escuchas esta canción de amor,

elíjela como la más linda entre todas.

 

Todas las historias se enlazan en nuestros corazones,

mientras yo sigo aquí, cantando esta canción,

escarbando en mis entrañas para poder llegar a ti.

 

Tantas estaciones, tantos mares…

Y, quizás, ya todo estaba dicho.

5.- Eutsiko diogu (Resistiremos) 

Explotó el globo

dentro del que nos encontrábamos

y nos dejaron caer desde las alturas.

Sujetaremos nuestros sueños

desde la tierra.

 

Llamaron riqueza a vivir endeudados.

No volveremos a creer en el milagro del pan y los peces.

 

Ahora se nos pide que vivamos en la humildad si no queremos matarnos unos a otros.

Aquel que ensució sus manos con dinero, que ahora no se las limpie con sangre.

 

Si han de levantarse nuevos palacios, que sean refugio para aquellos que buscan la felicidad entre sus iguales.

 

Le haremos frente, siempre.

Lo superaremos, lo sé de corazón.

Resistiremos.

 

 

WE SHALL OVERCOME

WE SHALL OVERCOME

WE SHALL OVERCOME SOME DAY

DEEP IN MY HEART

I DO BELIEVE

WE SHALL OVERCOME

6.- No space no time

Cuando somos arrojados contra la roca de nuestros cimientos,

recogemos las rachas que se levantan y las henchimos después, precipitándolas y lanzándolas de nuevo,

y no parece si no un hilo de viento,

un esbelto tamarindo .

Te he encontrado al borde del abismo

como si fueras un tornado, una y otra vez

resbalando sobre la corteza del tamarindo,

poniendo chirlas en su piel, para nosotros.

 

Sus potentes olas

son crustáceos de sueños profundos,

estrellas, piedras, risas embarrancadas,

miradas embrujadas

en busca de un puerto de ojos nublados

que trajera el mar.

 

Y al final, enlazando una mano tuya y otra mía,

sumergiéndonos con la única respiración de un beso,

mira en lo que nos hemos convertido, Titánic e iceberg,

dos gigantes que se miran quietos, perplejos como el destino, 

esperando que cambie la leyenda de nuestra colisión, 

susurrándonos al oído mientras nos agarramos de la mano.

 

Ese vientre húmedo que guarda todos los amaneceres venideros,

los buenos y los malos, las islas arenosas  y las esperanzas,

en espera del parto, y del mar, y de las palabras que caen sobre el agua como una tempestad de rocío…Mañana, pasado, a merced de la gravedad.

 

Aquí y ahora

No space, no time

7.- Begirada 1 (Una mirada)

¿Qué es lo que debía hacer?,

una mirada, nada más.

 

¿Dónde ocurrió?,

en el último tren de la noche

¿Y qué es lo que ocurrió?

Se cruzaron

 

¿Qué deseaba?

La propia pregunta

Tenía mil respuestas.

 

¿Qué otra cosa podía hacer?

Podía ocurrir y así ocurrió.

 

¿Qué otra cosa podía hacer?

Cada uno por su lado, avergonzados

Por qué sí… por qué no…

Ambos eran libres.

8.- Eternitatea eta beste egun bat (La eternidad y un día más)

Cuando ves que todo se oscurece,

puede que estés totalmente equivocado.

 

Del mismo modo que cuando a tu alrededor no ves más que luz.

De la misma forma que puedes estar totalmente equivocado o estar en lo cierto.

 

No es fácil llevar la cuenta

viviendo en el terreno de la duda

Alguien aquí está de broma.

¿Cuántas mentiras son necesarias, en la búsqueda de la verdad?

 

Un día te pregunté:

“¿Cuánto dura el mañana?”

Me contestaste que una eternidad más un día.

 

Siempre podemos encontrar razones

para proteger nuestros defectos.

El mundo se enloquece a diario.

El mundo está loco.

9.- Aspertu naiz (Ya me he aburrido)

Algo hice mal.

En todo caso, 

es una idea de la que no puedo olvidarme.

¿Qué hice?, ¿qué fue entonces lo que hice?

 

Soñé y me desperté solo.

 

El sudor se suele entristecer.

Nada se crea de repente.

Debemos aprender que solo es un paso más.

¿Qué fue lo que hice?

 

Soñé y rasgué todas las verdades

 

No sé si eso es así, pero me gustaría que así fuera.

No sé si eso es así, pero ya me he aburrido de ello.

10.- Etxe txikia (La casa pequeña)

Me acuerdo de aquella pequeña casa,

durmiendo en el suelo de la habitación.

De los camaradas de partido de mis padres

y del cartel del Che Guevara en la pared.

 

Éramos pequeños y  no entendíamos 

quienes eran Aitzol, Marley, Beauvoir, ni García Lorca,

que no solo valían las viejas normas.

 

Entonces todo se cuestionaba:

la iglesia, el sexo, la música, la familia.

 

Todo aquello pasó de moda

y nos sentimos cómodos 

dejándonos llevar,

pensando que todos éramos ricos.

 

Hemos llegado a aceptar todo esto, 

mientras hemos olvidado aquella pequeña casa.

11.- Jaiotza (El nacimiento)

Tu nacimiento fue peculiar,

ya que viniste al mundo mientras cenábamos una pizza.

No hubo embarazo,

ni noches en vela, ni necesidad de cambiar pañales.

No te llevé de la mano

el primer día de escuela,

ni te enseñé a andar en bici

ni a jugar al escondite.

Tampoco te llevé a la playa

a ver aquel delfín enfermo.

 

Te juro que hubiese querido hacer todo aquello.

Te juro que por ello siento un gran vacío.

 

 

Sé de buena fe 

que naciste en la fría primavera danesa.

Sé que tienes padre

y que cerca de ti tienes gente que te ama,

amigos, primos, tíos, abuelos

y, ¡cómo no!, una madre.

 

Nadie es solo para sí mismo.

Debemos aprender a compartir aquellos que nos quieren,

y yo soy uno más,

el último en llegar a la cola.

 

Solo deseo decirte que me haces sentir niño cuando estoy a tu lado

Solo deseo decirte que contigo aprendo

como si no supiera andar en bici

como si hubiese visto los delfines por primera vez

Solo decirte que, a pesar de que naciste con trece años,

tu nacimiento ha sido verdadero para mí.

 

Te juro que desearía haber hecho todas esas cosas

Te lo juro, así, de repente, con una pizza.