MALDANBERA

Gari & Maldanbera "Estutu" & Iñigo Astiz:

Da igual quien las haya creado: las canciones siempre son de quien las necesita. Pero cualquiera que escuche el nuevo disco de Gari se dará cuenta de que en este caso también Gari necesitaba estas canciones, y que por eso las ha creado con la misma naturalidad con la que Keats soñaba para la poesía. “La poesía –en este caso la música– debe nacer espontáneamente, como las hojas de un árbol; si no, es mejor que no nazca de ninguna manera”. Esa es la sensación que impera en el disco desde el primer acorde de Ya sé hasta la última nota de Zerura. Gari ha centrado toda su creatividad en cada canción. Ésa ha sido su unidad de trabajo. Ha creado el disco canción a canción, necesidad a necesidad, y me atrevo finalmente a escribir, que lo ha hecho, incluso, hoja a hoja.

No hay espacio para la nostalgia. Después de tres décadas de trabajo Gari ha sentido la necesidad de mirar hacia el futuro con estas ocho canciones pop. Ése es el motor principal del disco, y es por eso por lo que se inclina hacia el futuro. Un disco centrado en las canciones e inclinado hacia el futuro. Pero en el caso de Gari mirar hacia el futuro no es más que otra manera de mirar a todo lo que ha dejado atrás, y, por lo tanto, tampoco queda espacio para la falsa inocencia. Gari conoce bien la verdad de los versos de la canción que da título al disco: “cada caricia esconde un nudo”. Pero es justamente en esa canción, en Estutu, donde Gari canta el estribillo más sentido y más urgente del disco. Lo necesitaba, y lo ha creado. Le ha surgido.

 

Hemos mencionado la naturalidad, y parece natural que justamente haya sido el Gari más maduro quien haya compuesto su disco más maduro hasta la fecha. Éstas eran sus canciones, ahora serán también de quien las necesite.